¿Qué pasos podemos tomar para cerrar finalmente la brecha de habilidades tecnológicas?

A pesar de que los esfuerzos para abordar la crisis de las habilidades tecnológicas y digitales se han llevado a cabo durante años, poco parece cambiar.

Este aparente fracaso de iniciativas aparentemente interminables de actualización y actualización de habilidades fue ilustrado por Lloyds Bank Índice digital del consumidor del Reino Unido 2021, que reveló que 17,1 millones de adultos, o el 52% de la fuerza laboral total, carecen de las habilidades digitales esenciales necesarias para el trabajo, y la pandemia solo ha empeorado la situación.

La definición de competencias digitales de la UNESCO es tener “una variedad de capacidades para utilizar dispositivos digitales, aplicaciones de comunicación y redes para acceder y gestionar la información. Permiten que las personas creen y compartan contenido digital, se comuniquen y colaboren, y resuelvan problemas para una realización personal eficaz y creativa en la vida, el aprendizaje, el trabajo y las actividades sociales en general ”.

Según el último informe de techUK sobre la situación, Avance rápido para trabajos digitales, mientras tanto, ahora existe una “discrepancia significativa entre el aumento de la demanda de trabajadores con habilidades digitales en áreas, como la codificación, y la oportunidad de volver a capacitarse en estos campos para los muchos millones despedidos debido a la recesión de Covid-19”.

Además, es probable que la situación empeore, con proyecciones recientes que indican que se crearán otros tres millones de nuevos puestos de trabajo que requerirán habilidades digitales en el país para 2025.

Sin embargo, en términos de la industria tecnológica, dice Bev White, director ejecutivo de la consultora de contratación Harvey Nash Group, las cinco principales carencias de habilidades, además de la seguridad cibernética, consisten en codificación, internet y arquitectura técnica, gestión de cambios organizacionales y habilidades en la nube.

Esta escasez ha llevado a Avance rápido para trabajos digitales Taskforce, que incluye a jugadores como BT, Google, Microsoft y Amazon Web Services, para solicitar al gobierno del Reino Unido que se asegure de que las certificaciones de habilidades de la industria sean elegibles para recibir soporte bajo la nueva Garantía de habilidades de por vida.

Más contenido para leer:  Las principales empresas de telecomunicaciones instan a Europa a actuar ahora para construir un ecosistema Open RAN

Su informe también pide al gobierno que trabaje más de cerca con la industria para abrir nuevas “vías” que apoyen a las personas en la readaptación profesional, mientras que al mismo tiempo incentivan a los empleadores a invertir en la capacitación de su propia fuerza laboral. Con este fin, hace siete recomendaciones clave:

  1. Muestre las oportunidades que cambian la vida de las habilidades y los trabajos digitales
  2. Campeón del aprendizaje flexible del tamaño de un bocado
  3. Ayude a los alumnos a cubrir el costo de la capacitación
  4. Ayude a las pymes a invertir en reciclaje digital a través de un crédito fiscal por habilidades digitales
  5. Permitir que más pymes se beneficien de la tasa de aprendizaje
  6. Asegurar que los proveedores de educación se centren en la preparación para el trabajo
  7. Desarrolle un kit de herramientas de habilidades digitales 2.0 en línea para ayudar a las personas a navegar hacia las habilidades y carreras digitales.

¿Es suficiente?

¿Pero es suficiente? Nick Gallimore, director de transformación y conocimiento del talento de la empresa de software Advanced, no está convencido. Una cuestión clave para él es dónde debe recaer la responsabilidad por la recapacitación. “No creo que todo se reduzca al sector académico o al apoyo del gobierno”, dice. “No son suficientes por sí mismos sin que los empleadores acepten el desafío de moldear las habilidades de las personas para que se conviertan en lo que se requiere”.

Si bien Gallimore ve “valor” en las siete recomendaciones del Grupo de trabajo, un gran desafío no abordado en su opinión es que muchos empleadores esperan que los solicitantes de empleo no solo tengan habilidades relevantes sino también experiencia específica.

“Si los empleadores no están dispuestos a invertir tiempo y energía en personas sin experiencia, perderán la inversión colectiva que se ha invertido en desarrollar esas habilidades”, advierte. “Hay un problema aquí en torno a las barreras de entrada, que también tiene un impacto en la diversidad y la inclusión”.

Aunque Gallimore reconoce que puede ser difícil para algunos empleadores encontrar los recursos para “ayudar a las personas a continuar en su viaje de aprendizaje”, para muchos, también existe el problema filosófico de comprender el valor de la “capacidad”.

“Mucha gente cree que la experiencia pasada de alguien es el mejor indicador de éxito, pero los estudios muestran lo contrario”, explica. “De lo que realmente se trata es de la capacidad de un individuo para aprender y la alineación de sus valores con los de su empleador”.

Como resultado, Gallimore dice que si bien “los programas de recapacitación pueden llevar a las personas hasta ahora”, lo que finalmente marcará la mayor diferencia en la reducción de la brecha de habilidades es brindar a las personas con antecedentes tecnológicos no tradicionales una oportunidad basada en su potencial.

Con este fin, Advanced solicita a los candidatos de trabajo durante el proceso de contratación que completen evaluaciones cognitivas y psicométricas. El objetivo aquí es evaluar su idoneidad para cualquier trabajo en función de sus habilidades cognitivas, comportamiento y preferencias.

Ninguna bala de plata

Pero White, de Harvey Nash, cree que no existe “una fórmula mágica” para resolver el problema de las habilidades ya que, para lograr mejores resultados, “deben suceder varias cosas”. Una clave es reunir al gobierno, la educación y los empleadores para cooperar en la solución del problema.

White confía en que la “narrativa está comenzando a cambiar”, sin embargo, a medida que la gente comienza a comprender que la brecha tecnológica y de habilidades digitales solo continuará ampliándose a raíz del Brexit y la pandemia si no se toman medidas.

“La industria, el gobierno y la educación están trabajando juntos mucho más y se preguntan qué se debe hacer para que el cambio se mantenga, por lo que estamos viendo mucha más coordinación”, dice.

Por ejemplo, el Grupo Parlamentario de Todos los Partidos (APPG) sobre Habilidades Digitales lanzó una convocatoria de pruebas en junio para obtener aportes de empleadores de todos los tamaños y otras partes interesadas, como asociaciones comerciales, formadores y educadores, con el fin de informar sus habilidades. política y comprender qué acción es probable que se requiera para mantenerla actualizada, inclusiva y sostenible.

“Las APPG han estado trabajando más de esta manera durante los últimos dos años, pero este informe en particular es el primero que veo que se solicita una cooperación como esta”, dice White.

Pero a pesar de una actividad tan prometedora, todavía no será suficiente concentrarse únicamente en solucionar los problemas de hoy. En cambio, dado el rápido movimiento del mundo de la tecnología, también será vital mantener una mirada incesante en el futuro.

“La obsolescencia de la tecnología continúa al mismo ritmo, por lo que tiene que volverse sistémico que el gobierno, la industria y la educación miren constantemente la dinámica de la demanda futura y qué habilidades se necesitarán dentro de dos o cinco años”, dice. “Es clave si alguna vez queremos solucionar el problema”.

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales