Mirándome, mirándote: desafiando el auge de la vigilancia digital en el trabajo

El auge del software de monitoreo del trabajo es una de las historias de la pandemia que no se informan adecuadamente. Analítica de personas, bossware, tattleware, tecnología espeluznante: hay muchos nombres para ello. La vigilancia no es nueva, pero el auge del software de monitoreo en respuesta al trabajo remoto e híbrido la está convirtiendo en una cuestión crítica para los debates sobre el futuro del trabajo.

El último movimiento de Microsoft hacia el metaverso promete una experiencia totalmente inmersiva para los trabajadores desde la fábrica hasta la sala de reuniones. Otra opinión sería que podría abrir la puerta a un nivel de gestión y vigilancia basada en datos que aún no hemos visto.

El ritmo del cambio digital en el trabajo no tiene precedentes, y no solo cambia los trabajos que hacemos, sino también la forma en que nos gestionan.

Hablando con los miembros del sindicato durante el año pasado, hemos visto más casos de monitoreo de cámara, rastreo de ubicación en dispositivos y software de asignación de tareas, a menudo presentado con poca o ninguna consulta o consideración sobre cómo afecta la privacidad o el bienestar de las personas. En algunos casos, los datos recopilados con fines de seguridad aparecen en audiencias disciplinarias sobre el desempeño laboral.

Desde conductores de almacenamiento y reparto hasta trabajadores de oficina y profesionales calificados que trabajan desde casa, la vigilancia se está convirtiendo en parte de la nueva normalidad en el trabajo.

Los argumentos sobre el monitoreo digital van al corazón del poder en el lugar de trabajo, con la transparencia sobre el uso de datos que unen el pago y los términos y condiciones como temas clave sobre la mesa en la negociación entre empleadores y su fuerza laboral.

Más contenido para leer:  Pasos para una práctica sólida de privacidad de datos

Una encuesta de Prospect Union y Opinium la semana pasada reveló qué tan rápido avanza este problema, con uno de cada tres trabajadores informando que están sujetos a alguna forma de monitoreo digital en el trabajo, en comparación con uno de cada cuatro hace solo seis meses.


Para los trabajadores remotos, el cambio es aún más dramático. Entre abril y octubre de este año, la proporción de trabajadores a domicilio sujetos a vigilancia con cámaras se duplicó con creces del 5% al ​​13%.

La investigación también dejó en claro el grado de oposición de los trabajadores a esta tecnología, y encontró que el 80% de los trabajadores del Reino Unido creían que el uso de cámaras web para monitorear a los trabajadores remotos debería estar prohibido (52%) o fuertemente regulado (28%).

Prospect Union sostiene que el gobierno debería declarar explícitamente ilegal que los empleadores utilicen cámaras web para mirar dentro de las casas de sus empleados sin su consentimiento activo.


En los últimos años, el mundo se ha dado cuenta de la importancia de la recopilación y el procesamiento masivo de datos, ya sean las oportunidades que crea, como su potencial para revolucionar la atención médica, o los riesgos que plantea, como nuevas formas de delitos financieros.

El desarrollo de la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) agrega otra capa a esta conversación, ya que más decisiones pueden automatizarse si existen suficientes datos. En respuesta, los gobiernos han buscado regular el uso de datos, con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) como ejemplo destacado.

Los derechos de los trabajadores en un mundo digital

Pero si bien se ha prestado mucha atención a nuestros derechos sobre nuestros datos privados como ciudadanos, la conversación sobre nuestros derechos como trabajadores se ignora en gran medida.

Esta situación ya no es sostenible. Las herramientas que permiten la recopilación y el uso masivo de datos de los empleados ahora están ampliamente disponibles para los empleadores, y un número cada vez mayor las está implementando.

La controversia de 2020 sobre la función de “herramienta de productividad” de Microsoft, que recopiló datos para establecer puntajes para empleados individuales, demuestra la desconexión entre el tipo de tecnología que es fácilmente accesible para los empleadores y las percepciones comunes sobre lo que es correcto. Microsoft cambió rápidamente el producto después de una reacción violenta de activistas y sindicatos.

Las encuestas realizadas por Prospect Union muestran sistemáticamente que los trabajadores rara vez son consultados o participan en discusiones sobre la introducción de nueva tecnología en el trabajo, a pesar de las obligaciones legales de los empleadores de hacerlo en muchos casos.

Durante el año pasado, Prospect ha estado capacitando a representantes sindicales sobre cómo usar sus derechos bajo GDPR para garantizar que los sindicatos y los trabajadores participen en las discusiones sobre cómo el software de vigilancia usa sus datos. Prospect sostiene que los datos deberían formar parte de los acuerdos de negociación colectiva en los que se reconocen los sindicatos, como es el caso de la remuneración, los términos y condiciones.

Prospect ha estado haciendo campaña, junto con parlamentarios con mentalidad tecnológica como Chi Onwurah, para que la Oficina del Comisionado de Información (ICO) actualice su guía de prácticas laborales, sobre la cual acaba de completar una consulta.

El sindicato ha argumentado, junto con otros sindicatos, defensores de la privacidad y expertos legales, que se requiere una dirección mucho más clara para garantizar que los empleadores conozcan sus obligaciones legales y la base legal en la que se pueden usar los datos de los trabajadores. Una mejor incorporación y aplicación de las protecciones legales existentes sería un gran comienzo, pero no el final de esta conversación.

A medida que la recopilación masiva de datos y la inteligencia artificial se integran más en las prácticas comerciales, y se utilizan en todo, desde la contratación hasta la gestión del rendimiento, necesitamos una reevaluación exhaustiva de las protecciones legales disponibles para los trabajadores.

Las decisiones sobre nuestro trabajo son algunas de las más importantes que afectan nuestras vidas, por lo que no puede ser correcto que no exista una declaración clara de nuestros derechos en relación con esta tecnología.

Es por eso que Prospect sostiene que necesitamos una declaración actualizada de los derechos de los trabajadores en un mundo digital para mantenernos al día con los avances en tecnología y el comportamiento de los empleadores. Esto podría regir todo, desde el uso de algoritmos en los lugares de trabajo, hasta los límites apropiados de vigilancia de quienes trabajan de forma remota.

Una cosa está clara, simplemente no podemos continuar con una situación en la que los trabajadores están utilizando los derechos del siglo XX en respuesta a la tecnología del siglo XXI. Es hora de modernizar nuestros derechos de datos y nivelar el campo de juego en la tecnología digital.

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales