Davos 2023: El delito cibernético generalizado y las brechas de seguridad cibernética representan un riesgo grave para las organizaciones

La amenaza del delito cibernético generalizado y las vulnerabilidades en la seguridad cibernética se encuentran entre los riesgos más graves que enfrentan las empresas, los gobiernos y el público durante la próxima década.

Los ataques cibernéticos interrumpirán los recursos y servicios críticos, incluidos la agricultura, el agua, los sistemas financieros, el transporte y las comunicaciones, predijo hoy el Foro Económico Mundial.

La piratería estatal y criminal está preparada para ejercer más presión sobre las organizaciones que ya luchan contra el aumento de los precios y la escasez de energía, según el WEF. Informe de riesgos globales 2023.

La creciente vulnerabilidad de los gobiernos y las empresas a la tecnología será uno de los principales riesgos que se debatirán cuando líderes empresariales, políticos, académicos y organizaciones no gubernamentales se reúnan en el Foro Económico Mundial en Davos del 16 al 20 de enero de 2023.

Carolina Klint, líder de gestión de riesgos para Europa continental en la corredora de seguros Marsh, y colaboradora del Informe de riesgos globales, dijo que los gobiernos y las organizaciones que deberían invertir en resiliencia tienen que centrarse en problemas económicos más amplios.

“El año 2023 estará marcado por un aumento de los riesgos relacionados con los alimentos, la energía, las materias primas y la seguridad cibernética, lo que provocará una mayor interrupción de las cadenas de suministro mundiales y afectará las decisiones de inversión”, dijo.

“En un momento en que los países y las organizaciones deberían intensificar los esfuerzos de resiliencia, los obstáculos económicos limitarán su capacidad para hacerlo”, agregó.

El WEF identifica riesgos globales interconectados que podrían socavar los esfuerzos para abordar problemas a largo plazo como el cambio climático, la biodiversidad y la inversión en habilidades y capacitación.

Principales riesgos a los que se enfrentan las organizaciones

Durante los próximos dos años, el WEF identificó la crisis del costo de vida, los desastres naturales y los eventos climáticos extremos, y la confrontación geoeconómica como los riesgos más graves que enfrentan las organizaciones y las poblaciones.

El fracaso de los países para mitigar el cambio climático, la erosión de la cohesión social y los daños causados ​​por incidentes ambientales a gran escala también ocupan un lugar destacado entre los 10 principales riesgos que enfrenta el mundo.

Durante los próximos 10 años, el cambio climático, los desastres naturales y el clima extremo, el colapso de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad presentan los mayores riesgos a largo plazo.

Y, por primera vez, el Foro Económico Mundial incluyó el delito cibernético generalizado y la inseguridad cibernética entre los 10 riesgos más graves a corto y largo plazo que enfrentan las organizaciones y los gobiernos.

Anticipa ataques contra la agricultura, el agua, los sistemas financieros, la seguridad pública, el transporte y la infraestructura energética, junto con ataques a la infraestructura de comunicaciones submarina o espacial.

Rusia, por ejemplo, fue responsable de ataques cibernéticos concertados contra Ucrania el año pasado, dirigidos a comunicaciones, sitios web financieros y redes eléctricas.

Al mismo tiempo, los actores estatales utilizaron el robo de datos y la tecnología de falsificación profunda para interrumpir los movimientos de refugiados, medicamentos y suministros de alimentos.


Carrera armamentista tecnológica en el horizonte

Se espera que un aumento en el gasto de defensa en todo el mundo desde 2010, que recibió un mayor impulso por la guerra en Ucrania, impulse el desarrollo de tecnologías que tienen aplicaciones militares y civiles de doble uso.

Las innovaciones militares tendrán beneficios colaterales para la productividad económica, la medicina preventiva, el modelado climático y el desarrollo de nuevos materiales, predijo el Foro Económico Mundial.

Sin embargo, las tecnologías emergentes serán cada vez más objeto de restricciones de exportación impuestas por el estado que limitarán el flujo de personas capacitadas, datos y propiedad intelectual.

Es probable que los equipos de litografía ultravioleta, utilizados para fabricar chips informáticos avanzados, y los metales y minerales utilizados para fabricar dispositivos electrónicos estén sujetos a controles estatales.

Los países menos ricos en el hemisferio sur corren el riesgo de que los avances tecnológicos los desvaloricen.

Las nuevas tecnologías cambiarán la naturaleza del conflicto, que se expandirá desde la tierra, el mar y el aire para incluir el ciberespacio y el espacio exterior.

Los estados nacionales utilizarán la guerra cibernética y de información para atacar las vulnerabilidades en la tecnología militar y lanzar campañas de desinformación.

Se espera que las armas de energía dirigida logren un progreso significativo durante los próximos 10 años, y tendrán el potencial de desactivar los satélites, la electrónica, las comunicaciones y los sistemas de navegación global.

Nuevos riesgos para los derechos de privacidad

El análisis sofisticado de datos por parte de gobiernos y empresas privadas expondrá a las personas a mayores riesgos de que su información personal sea utilizada indebidamente, incluso en países democráticos y bien regulados, advirtió el WEF.

El uso de tecnología de análisis, combinado con grandes conjuntos de datos, significa que incluso en países democráticos fuertemente regulados, los datos personales estarán en riesgo.

“El sector público atacará y controlará a las personas en un grado sin precedentes, a menudo sin el anonimato o el consentimiento adecuados”, advirtió el informe.

Existen preocupaciones sobre el uso de cámaras de vigilancia y otra tecnología biométrica para analizar las emociones, y la capacidad de los chatbots automatizados para recopilar una amplia gama de datos personales.

Los empleadores han aumentado el seguimiento remoto de los empleados que trabajan desde casa a raíz de la pandemia de Covid, a través de cámaras, monitoreo de pulsaciones de teclas, software de productividad y grabaciones de audio.

A medida que las vidas de las personas se vuelvan cada vez más digitales durante la próxima década, la información sobre sus actividades diarias se registrará mientras viajan a través de ciudades inteligentes y usan dispositivos habilitados para Internet.

La llegada del metaverso, que podría recopilar datos confidenciales, incluidas expresiones faciales, formas de andar, datos médicos, patrones de ondas cerebrales e inflexiones de voz, ampliará aún más la vigilancia comercial.

Desanonimización de datos

A medida que se recopilen y vendan más datos, aumentarán los riesgos de identificar a las personas mediante la combinación de datos anónimos con otros conjuntos de datos.

Los investigadores ya han descubierto las preferencias políticas de los usuarios de los servicios de transmisión, perfiles de ADN coincidentes y registros de facturación médica vinculados a individuos registrados en conjuntos de datos anónimos.

Los gobiernos hostiles pueden utilizar datos anónimos compartidos por otros estados para identificar y rastrear a los refugiados vulnerables o identificar la ubicación de los campamentos, o interrumpir las cadenas de suministro de bienes críticos.

Los datos sobre raza, etnia, orientación sexual y estatus migratorio pueden obtenerse legalmente en algunos lugares y anonimizarse. En algunos casos, dichos datos se han utilizado para acoso y abuso.

En los EE. UU. y otras jurisdicciones, los datos se agregan y venden con pocas restricciones reglamentarias, lo que permite a las fuerzas del orden obtener datos personales, como el historial de ubicación del teléfono móvil de una persona, sin una orden judicial.

La policía de EE. UU., en teoría, podría usar datos de matrículas automatizados, que están disponibles en empresas privadas y agencias gubernamentales, para enjuiciar a las personas que viajan fuera de su estado para abortar.

Los países con malos antecedentes en materia de derechos humanos ya han utilizado spyware para rastrear a los activistas y reprimir a los manifestantes políticos en Oriente Medio.

En África, la privacidad se ha visto erosionada por programas biométricos que implementan CCTV con reconocimiento facial y requieren un registro obligatorio para las tarjetas SIM.

La recopilación y agregación de datos personales es esencial para la innovación y puede beneficiar a la sociedad, por ejemplo, mejorando la atención médica.

Pero los gobiernos pueden tener dificultades para equilibrar el daño potencial a la privacidad individual con los beneficios de las tecnologías emergentes.

Combinado con el riesgo de ataques cibernéticos y leyes de datos más estrictas, es probable que la eliminación y eliminación voluntaria de datos se convierta en una mayor prioridad para las empresas.

Efecto dominó sobre los recursos naturales

La naturaleza profundamente interconectada de los riesgos que enfrenta el mundo da lugar a “policrisis”, donde diferentes crisis interactúan de una manera que tiene un impacto mayor que cada crisis por sí sola.

La erosión de la cooperación política entre los estados nacionales creará un efecto dominó que afectará la oferta y la demanda de recursos naturales, lo que provocará escasez de alimentos, agua, metales y minerales.

Los escenarios potenciales incluyen guerras por el agua, sobreexplotación de los recursos naturales y una desaceleración en los intentos de mitigar los efectos del cambio climático.

El WEF predijo que al menos los próximos dos años estarán marcados por una volatilidad constante y múltiples shocks, aunque hay señales de que el mundo puede volverse más estable en los próximos 10 años.


Ventana para el cambio

Dada la interconexión de los riesgos, reforzar la resiliencia en un área puede tener un efecto multiplicador al reducir los riesgos relacionados.

El WEF dijo que todavía había una ventana para que los gobiernos y las organizaciones actuaran para aumentar la seguridad en el futuro.

“Dado que una perspectiva económica en deterioro trae compensaciones más difíciles para los gobiernos que enfrentan preocupaciones sociales, ambientales y de seguridad contrapuestas, la inversión en resiliencia debe enfocarse en soluciones que aborden múltiples riesgos”, dijo el WEF en su informe.

Estos incluyen financiar medidas que mitiguen el riesgo del cambio climático e invertir en el desarrollo de personas y habilidades.

El WEF dijo que algunos de los riesgos identificados este año estaban cerca del punto de inflexión.

“Este es el momento de actuar colectivamente, con decisión y con una perspectiva a largo plazo para dar forma a un camino hacia un mundo más positivo, inclusivo y estable”, dijo.

Uno de los autores, Klint, dijo que las empresas no deberían ignorar los riesgos a más largo plazo mientras se enfrentan a problemas a más corto plazo.

“Frente a las condiciones geoeconómicas más difíciles en una generación, las empresas deben centrarse no solo en navegar las preocupaciones a corto plazo, sino también en desarrollar estrategias que las posicionen bien para los riesgos a largo plazo y el cambio estructural”, dijo.

Él Informe de riesgos globales se basa en las opiniones de 1.200 expertos y 12.000 líderes empresariales en 121 economías.

Más contenido para leer:  Ericsson lanza la plataforma de automatización inteligente para redes más inteligentes

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales