Los planes del gobierno de escanear las cuentas bancarias de las personas discapacitadas provocarán otro escándalo

Parece que estamos caminando sonámbulos hacia otro escándalo de Horizon. Las personas con discapacidad en todo el país están haciendo sonar la alarma: 6,3 millones de nosotros podemos vernos afectados por el último coqueteo del gobierno con poderes no probados, no examinados y potencialmente ilimitados para nuevos algoritmos de “escaneo bancario”, que se proponen para abordar el “fraude”. ”. Un tema que aparentemente está tan fuera de control que la tasa de fraude en materia de prestaciones por incapacidad es sólo del 0,2%; Los últimos planes del gobierno son esencialmente un mazo digital para romper la nuez más pequeña.

El proyecto de ley de información y protección de datos, que actualmente se encuentra en trámite en la Cámara de los Lores, otorgaría al Departamento de Trabajo y Pensiones (DWP) poderes sin precedentes para monitorear la actividad financiera de los solicitantes de beneficios sin su conocimiento o consentimiento.

Si bien este ataque sorpresa a la privacidad financiera ha generado la condena de muchos sectores, sus efectos se sentirán particularmente agudos entre las personas discapacitadas, que durante mucho tiempo han sido las más afectadas por la hostilidad del Departamento.

Por “personas discapacitadas” me refiero a aquellos de nosotros cuyos cuerpos y/o mentes funcionan de manera diferente a como la sociedad “normativa” supone que deberíamos hacerlo, y que como resultado enfrentamos barreras incapacitantes. Estos impedimentos/condiciones/diferencias incluyen enfermedades físicas, mentales, neurodivergencias y crónicas.

Como todos, tenemos diferentes géneros y orientaciones sexuales, venimos de diferentes orígenes, vivimos vidas diferentes, pero todos queremos tener acceso al apoyo adecuado cuando lo necesitamos.

Algunos de nosotros incluso podríamos ser luditas, y no sin una buena razón: durante años, las personas con discapacidad han sido el objetivo del Departamento de Trabajo y Pensiones, cuyos intentos de transformación digital y cambio de políticas significan que el Reino Unido ya tiene uno de los países menos generosos de Europa occidental. sistemas de bienestar. Entre 2008 y 2019, perdimos una media de 1.200 libras esterlinas al año debido a una serie de recortes y reformas, incluida la introducción de la Evaluación de Capacidad Laboral, el Pago de Independencia Personal, el impuesto sobre la habitación, el límite de prestaciones, el límite de dos hijos, y Crédito Universal.

Más contenido para leer:  Porsche acelera para 5G privado en producción

Estos recortes han creado un sistema diseñado desde abajo hacia arriba en torno al miedo y la condicionalidad para quienes necesitan apoyo. Pero ahora el DWP quiere ir aún más lejos y obtener nuevos poderes para introducir “algoritmos” que permitan rastrear grandes cantidades de cuentas a la vez. Millones de personas no solo perderían nuestro derecho a la privacidad, como ha descubierto una opinión legal publicada por Big Brother Watch, sino que las posibilidades de coincidencias falsas positivas por fraude o error son increíblemente altas. Y hemos visto en el escándalo de Horizon cuán costosa puede ser la fe dogmática en la tecnología. También afectará a todos en nuestros círculos más amplios, desde nuestros propietarios hasta los cuidadores, que también podrían quedar atrapados en la amplia red digital que está lanzando el DWP.

Es extremadamente preocupante que los nuevos poderes también vean a las personas discapacitadas y a quienes nos rodean acusados ​​injustamente, con la posibilidad de que se suspendan nuestros beneficios, y que los investigadores de fraude del DWP los obliguen a realizar entrevistas intrusivas. Muchas personas discapacitadas abren cuentas bancarias para pagar nuestra asistencia social, ya que estas cuentas contienen dinero que podría identificarse erróneamente como fraudulento.

Tampoco se debe subestimar el impacto en la salud mental de la vigilancia financiera encubierta. Muchas personas –particularmente aquellas que son racializadas, tienen ansiedad, esquizofrenia y/o angustia mental basada en paranoia– viven con traumas relacionados con la vigilancia. Sorprendentemente, apenas este mes los investigadores de las Naciones Unidas descubrieron que al menos 600 muertes de personas discapacitadas estaban relacionadas con las políticas del DWP.

Más contenido para leer:  Reino Unido se une a aliados clave para lanzar directrices de seguridad desde el diseño

Dado el historial bien documentado de negligencia del DWP, existe un grave riesgo de que las reclamaciones marcadas erróneamente como fraudulentas puedan desencadenar procesos de apelación onerosos y la suspensión errónea de beneficios. Esto fácilmente podría dejar a las personas sin poder comer, comprar medicamentos esenciales o mantener un techo sobre sus cabezas.

Claramente, los problemas con este proyecto de ley van mucho más allá del alcance de cualquier nueva tecnología: surgen del núcleo de nuestro sistema de seguridad social. En lugar de ver el sistema de seguridad social como un servicio público esencial –una pieza de infraestructura social que garantiza que todos tengamos acceso al apoyo adecuado cuando lo necesitamos– el gobierno está optando por ponernos a todos en riesgo.

Este debería ser nuestro momento para crear un sistema basado en el respeto, la dignidad y el apoyo que nos permita vivir las vidas que merecemos, sin gastar millones para crear un panóptico digital incontrolable. Una legislación de este tipo no tiene cabida en una sociedad que pretende preocuparse por sus miembros, y menos aún por los discapacitados.

Mikey Erhardt es activista de Disability Rights UK

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales