Storebrand se deshace de IBM por el suministro de datos biométricos a Israel

Una de las mayores empresas de servicios financieros de Noruega se ha desinvertido en IBM por el papel que desempeñan sus tecnologías de bases de datos biométricas en el mantenimiento de asentamientos israelíes ilegales, en una medida que podría sentar un precedente para otros inversores europeos.

Storebrand dijo que el gigante tecnológico mundial estaba proporcionando bases de datos biométricas al gobierno israelí que estaban siendo “utilizadas para implementar el apartheid” en los Territorios Palestinos Ocupados en su informe de sostenibilidad del primer trimestre de 2024.

Storebrand –el segundo administrador de activos más grande de Noruega después del fondo petrolero– afirmó que intentó “iniciar un diálogo” con IBM sobre su papel en la región, pero la empresa de tecnología “no estaba dispuesta a discutir” el tema.

Como resultado, Storebrand, que gestiona más de 74.500 millones de libras esterlinas en activos e inversiones, vendió las 750.000 acciones que tenía en la empresa en marzo de 2024, que tenían un valor declarado de aproximadamente 110 millones de libras esterlinas.

Stig-Øyvind Blystad, vicepresidente senior de comunicaciones de Storebrand, confirmó la decisión en un correo electrónico a Computer Weekly.

“Creemos que la empresa contribuye al mantenimiento de asentamientos ilegales en Cisjordania y, por tanto, contribuye a las violaciones de los derechos humanos”, escribió Blystad.

“IBM proporciona una base de datos biométrica a las autoridades israelíes que registra la identidad étnica y religiosa. Storebrand Asset Management considera que la base de datos contribuye a la discriminación y segregación de los palestinos.

“Como inversor, Storebrand Asset Management ha intentado entablar un diálogo con IBM Corp sobre el asunto, pero la empresa no ha estado dispuesta a discutirlo”, continuó Blystad. “Por lo tanto, no ha sido posible influir en la empresa, que por tanto ha sido excluida del universo de inversión de Storebrand”.

IBM proporciona una base de datos biométrica a las autoridades israelíes que registra la identidad étnica y religiosa. Storebrand Asset Management considera que la base de datos contribuye a la discriminación y segregación de los palestinos

Stig-Øyvind Blystad, marca de la tienda

Esta semana, tres países –Irlanda, España y Noruega, sede de la empresa de servicios financieros– decidieron reconocer a Palestina como un Estado independiente. La medida se produjo en medio de crecientes preocupaciones sobre la escala de muertes de civiles durante la guerra de Israel en Gaza.

A principios de este mes, la Corte Penal Internacional anunció que estaba solicitando órdenes de arresto contra el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y su ministro de Defensa, así como contra varios altos funcionarios de Hamás, acusados ​​de crímenes de guerra.

Desde el ataque de Hamás a Israel el 7 de octubre de 2023, en el que murieron algo más de 1.200 ciudadanos israelíes, en su mayoría civiles, y otros 250 fueron tomados como rehenes, más de 36.000 palestinos han muerto en el posterior ataque israelí a Gaza, según Gaza Ministerio de salud.

Israel se encuentra actualmente en medio de un asalto a la ciudad sureña de Rafah, un ataque que ha sido objeto de una condena internacional generalizada.

La decisión de Storebrand ha aumentado el escrutinio sobre el papel que han desempeñado las empresas europeas y estadounidenses, y en particular los gigantes tecnológicos, al facilitar directa o indirectamente los abusos contra los derechos humanos en la región.

En diciembre, Meta, propietario de Facebook e Instagram, fue criticado por la ONG global Human Rights Watch por “silenciar sistemáticamente las voces en apoyo de Palestina y los derechos humanos de los palestinos” en sus plataformas desde el comienzo de la invasión de Israel.

El mes pasado, los empleados de Google con sede en Estados Unidos organizaron protestas en relación con un contrato de 1.200 millones de dólares que el gigante tecnológico tiene con el gobierno y el ejército israelíes en conjunto con Amazon para proporcionar infraestructura de computación en la nube, inteligencia artificial (IA) y otros servicios tecnológicos.

Mientras tanto, una investigación de +972 Revista en abril reveló el uso por parte del ejército israelí de un programa basado en inteligencia artificial conocido como Lavender” para identificar militantes sospechosos de ataques militares, a pesar de que el sistema tiene poca supervisión y una supuesta tasa de error del 10%.

Va junto con otro sistema de inteligencia artificial, apodado El Evangelio”, que puede generar edificios para que los militares los apunten a gran velocidad y que estaba facilitando una “fábrica de asesinatos en masa”, según un ex oficial de inteligencia israelí.

Durante varios años se han planteado preocupaciones sobre el papel de las empresas tecnológicas en posibles abusos contra los derechos humanos en Cisjordania, y la ONU publicó en 2020 una lista de 112 empresas que, según afirmó, habían directa e indirectamente, permitió, facilitó y se benefició de la construcción y el crecimiento de los asentamientos” en los Territorios Palestinos Ocupados.

En la lista había varios gigantes tecnológicos, incluidos Expedia, Air BnB y TripAdvisor, que alquilaban hoteles o habitaciones o gestionaban reseñas de acuerdos ilegales, así como la empresa de telecomunicaciones Motorola.

Sin embargo, muchas empresas de tecnología se niegan a abordar cuestiones sobre su historial o sus políticas en materia de derechos humanos.

Una encuesta reciente realizada por el Centro de Recursos sobre Empresas y Derechos Humanos (BHRRC, por sus siglas en inglés) a 104 empresas tecnológicas que operan en la región, preguntándoles cómo salvaguardan los derechos humanos, terminó con solo cuatro encuestados, una cifra “sin precedentes”. El grupo registró una tasa de respuesta del 29% en una encuesta similar que realizó con respecto a la invasión rusa de Ucrania.

“Las empresas tecnológicas, con algunas excepciones, son opacas y en gran medida reacias a proporcionar información y divulgaciones, especialmente en torno a este conflicto, de una manera incomparable con la mayoría de los otros sectores”, dijo Gayatri Khandhadai, jefe de tecnología y derechos humanos de BHRRC. .

Cada vez más, vemos el papel central que desempeña la tecnología en los conflictos, y este papel se arraigará cada vez más a medida que avancemos.

Gayatri Khandhadai, Centro de recursos sobre empresas y derechos humanos

“Estamos viendo cada vez más el papel central que desempeña la tecnología en los conflictos, y este papel se arraigará cada vez más a medida que avancemos”.

“Con el creciente enfoque de la ICC, si yo fuera una empresa o un inversionista, comenzaría a preocuparme por lo que esto significa para mí”.

Ella añadió: Nos complace ver que Storebrand da un ejemplo positivo de cómo deben actuar los inversores en situaciones de conflicto, donde una mayor diligencia debida en materia de derechos humanos y una acción rápida (o la falta de ella) por parte de los actores del sector privado pueden tener consecuencias de vida o muerte.

“La situación en Gaza es catastrófica y las empresas tienen la responsabilidad inmediata de garantizar que no contribuyan ni exacerben la escala del sufrimiento humano en la región.

Hacer negocios en este contexto se ha considerado de alto riesgo durante décadas, por lo que el sector privado no tiene excusa para no estar preparado”.

Meredith Veit, investigadora de tecnología y derechos humanos del BHRRC, añadió que el hecho de que Storebrand citara tan abiertamente los derechos humanos en su decisión de desinversión era “una gran declaración”, cuyo “efecto dominó” podría empujar a otros inversores a “hacer lo mismo”.

IBM no respondió a una solicitud de comentarios.

Más contenido para leer:  El gasto en colaboración y comunicaciones empresariales de Singapur crecerá constantemente

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales