Cinco preguntas clave sobre los modelos de consumo y almacenamiento como servicio

Las empresas siempre han tenido que equilibrar los gastos de capital y operativos (capex / opex) cuando se trata de sus presupuestos de TI. El almacenamiento no es una excepción.

Durante la última década, el volumen de datos que se almacenan ha aumentado drásticamente, y continúa haciéndolo. Los investigadores de Statista predicen una tasa de crecimiento anual promedio del 42% entre 2020 y 2022.

Sin embargo, sigue siendo difícil predecir exactamente cuánto almacenamiento necesita una empresa. Las empresas se arriesgan a un aprovisionamiento excesivo y, por lo tanto, a dejar subutilizados valiosos equipos de capital o invertir muy poco en capacidad de almacenamiento, lo que dificulta la implementación de nuevas aplicaciones. Esto ha impulsado el surgimiento de modelos como servicio y de consumo de adquisición de almacenamiento.

“Las organizaciones necesitan equilibrar el costo por unidad y la cantidad total de almacenamiento requerido”, dice Naveen Chhabra, un analista que cubre el almacenamiento de datos en Forrester. “Los directores de TI deben encontrar el equilibrio ‘Ricitos de oro’ entre lo que necesitan hoy y lo que necesitan durante los próximos dos o tres años”.

El mercado del almacenamiento ha reaccionado introduciendo modelos basados ​​en el consumo para las compras de almacenamiento. Esto está cambiando la forma en que las empresas adquieren y pagan por el almacenamiento.

Los grandes proveedores de la nube, Amazon Web Services (AWS), Google Cloud Platform (GCP) y Microsoft Azure, tienen modelos de pago por uso, y el mercado en general ha seguido su ejemplo, presentando ofertas basadas en suscripción y precios basados ​​en el consumo. para hardware local, almacenamiento en la nube e híbrido.

Los servicios que se ofrecen cubren una amplia gama de capacidades, costos y rendimiento. En este artículo, desglosamos algunas de las preguntas más importantes que los compradores de almacenamiento deben hacer a los proveedores.

Más contenido para leer:  CityFibre continúa con el despliegue completo de fibra en Glasgow

1. ¿Cuál es el modelo de pago? ¿Existe un compromiso base?

Los modelos convencionales para comprar almacenamiento, incluida la compra directa de hardware, el arrendamiento y otros vehículos de financiación, ahora se complementan con una gama de modelos de pago por uso y suscripción.

Estos van desde precios por gigabyte (GB) para ofertas como servicio, hasta suscripciones fijas, generalmente basadas en términos de uno, dos o tres años.

El almacenamiento estándar S3 de AWS, por ejemplo, cuesta US $ 0.024 por gigabyte, por mes, para la capacidad en el centro de datos de Londres. Este nivel se aplica a los primeros 50 TB y luego se reduce a 0,023 dólares estadounidenses por gigabyte. Amazon, junto con sus competidores en la nube hiperescalador, tiene una gama de precios de almacenamiento para archivado a largo plazo y otras aplicaciones.

El almacenamiento basado en la nube ofrece los precios más detallados. Sin embargo, las suscripciones permiten a las empresas planificar con anticipación sus costos de almacenamiento. Por lo general, habrá un compromiso base (una cantidad fija de almacenamiento que paga la organización) y un “búfer” o capacidad de ráfaga que se factura a medida que se utiliza.

Esto brinda a los CIO la flexibilidad para hacer frente a futuras demandas de almacenamiento o picos inesperados sin pagar de más, especialmente en los primeros años. Apex Flex on Demand de Dell EMC, por ejemplo, establece una “capacidad comprometida” y una capacidad de “búfer” para un posible uso futuro. IBM, por su parte, ofrece capacidad de almacenamiento físico a través del sobreaprovisionamiento, pero solo cobra a los clientes por el almacenamiento que utilizan.

Los proveedores suelen trabajar con los clientes para calcular la capacidad base y de explosión, por lo que esto requiere una negociación cuidadosa.

2. ¿Cómo mide y paga el almacenamiento?

Los proveedores que ofrecen almacenamiento como servicio utilizan herramientas de seguimiento para calcular el consumo.

Esto es fundamental, ya que es probable que el fabricante envíe más almacenamiento de lo que el cliente realmente paga, para proporcionar capacidad de ráfaga y una ruta de actualización sin problemas. El monitoreo de uso también ayuda a alinear la provisión de almacenamiento con el uso real, al mover algunos datos a la nube, por ejemplo, o mover archivos a un almacenamiento o archivo de menor costo y a largo plazo.

La mayoría de los proveedores promedian el uso y luego facturan mensual o trimestralmente. IBM mide el uso diario y promedia eso durante un mes. Dell EMC calcula los promedios diarios y los usa para calcular un promedio mensual. HPE, por su parte, afirma que opera un modelo de pago por uso con GreenLake, y también señala que ha ofrecido precios basados ​​en el consumo desde 2006.

Los CIO deberán investigar cómo los modelos de carga afectan los precios. Deben prestar especial atención a los posibles excedentes a lo largo del tiempo, ya que aquí es donde los costos pueden acumularse. “Si solo usa el almacenamiento durante cinco minutos, ¿eso cuenta y qué tan granular es la carga si excede su capacidad comprometida?” pregunta Chhabra de Forrester.

3. ¿Puedo actualizar y hay un compromiso mínimo?

Parte del atractivo del almacenamiento híbrido y en la nube por suscripción es que permiten actualizaciones sin necesidad de cambiar el hardware. En la nube, solo necesita aumentar la capacidad.

Para los sistemas híbridos y locales, la forma de actualizar depende del proveedor. El almacenamiento puede sobreaprovisionarse desde el principio, actualizarse dentro del plan o combinarse con la capacidad de la nube a corto plazo o durante todo el contrato.

Hitachi Vantara, por ejemplo, ofrece dos modelos de almacenamiento similares a la nube, a través de su utilidad de consumo EverFlex y su oferta de almacenamiento como servicio. IBM afirma que ofrece una capacidad de tres años desde el inicio de un contrato, pero solo la factura a medida que se utiliza. NetApp, que cuenta con una amplia gama de modelos de pago, permite a los clientes clasificar los datos en niveles para el almacenamiento en la nube pública o en las instalaciones.

La mayoría de las suscripciones de almacenamiento como servicio tienen una duración mínima de un año, con contratos de 24 y 36 meses también disponibles. Según Chhabra de Forrester, esto se alinea con la mayoría de los ciclos de actualización de los CIO.

Los contratos más largos son posibles, pero predecir el uso más allá de los tres años es más difícil, y para un uso muy estable, el saldo podría volver al gasto de capital.

4. ¿Qué otros cargos deben tenerse en cuenta y qué pasa con los SLA?

Los proveedores de almacenamiento en la nube generalmente cobran una tarifa por gigabyte por los datos en sus sistemas y luego cobran una tarifa de salida cuando los clientes sacan los datos de la nube. Los cargos por cargar datos son menos comunes. Los proveedores de la nube también pueden cobrar tarifas separadas por el monitoreo y otras herramientas.

Para los modelos basados ​​en suscripción, nuevamente el diablo está en los detalles. ¿El precio incluye el sistema operativo central (SO) y el soporte, o solo el hardware? ¿Las herramientas de monitoreo orientadas al cliente son parte del paquete o el equipo de TI necesita licenciarlas por separado?

Ser capaz de organizar el almacenamiento en niveles desde y hacia la nube ofrece importantes beneficios en la planificación de la capacidad, la redundancia y el costo.

Para los modelos de nube híbrida, los CIO también deben verificar las tarifas de entrada y salida, y cualquier otro cargo para conectar sistemas locales y basados ​​en la nube. Si una sola herramienta de monitoreo no está disponible o si una organización desea respaldar las ofertas de múltiples proveedores, deberá tener en cuenta un software de administración de almacenamiento robusto de terceros.

Los compradores deben examinar los acuerdos de nivel de servicio (SLA) y los términos contractuales de los proveedores. ¿Son aceptables los SLA, especialmente en cuanto a disponibilidad? ¿Con qué rapidez se reparará una falla de hardware? Los SLA también cubrirán áreas como parches de seguridad y sanciones en caso de una interrupción.

5. ¿Cómo encaja la oferta en el ecosistema más amplio, incluida la nube híbrida?

Los CIO también deben analizar qué tan preparado para el futuro estará cualquier contrato de almacenamiento. Aunque el beneficio del almacenamiento como servicio radica en eliminar el vínculo con el gasto de capital y el hardware propio, un contrato inflexible podría limitar la capacidad de la organización para hacer uso de nueva tecnología, desde el almacenamiento definido por software hasta sistemas de mayor rendimiento, y especialmente la nube.

Ser capaz de organizar el almacenamiento en niveles desde y hacia la nube ofrece importantes beneficios en la planificación de la capacidad, la redundancia y el costo. Aunque los proveedores se han trasladado al almacenamiento como servicio, en parte para defender su mercado contra los hiperescaladores de la nube, su verdadera ventaja es poder ofrecer tecnología híbrida y lo mejor de ambos mundos.

Los CIO deben asegurarse de que las ofertas de almacenamiento basadas en suscripción y consumo hagan uso de esa flexibilidad en lugar de bloquearlas.

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales