Cinco razones por las que (y cuándo) el almacenamiento en la nube es la respuesta

Cuando se trata de almacenamiento de datos, la nube pública es ahora una opción firmemente predominante. Según una encuesta reciente, cerca de un tercio de las organizaciones planean implementar almacenamiento en la nube. Los CIO y directores de TI mencionaron la nube como su máxima prioridad de inversión después de la seguridad cibernética y la gestión de riesgos.

El almacenamiento en la nube ha sido durante mucho tiempo una opción atractiva para las organizaciones que prefieren no poseer ni ejecutar su propia tecnología. Y el crecimiento de los proveedores de nube pública a hiperescala y de los proveedores de SaaS facilita que los clientes (especialmente las empresas de rápido crecimiento y las empresas más pequeñas) operen con poca o ninguna TI local.

Por supuesto, trasladar la computación y el almacenamiento a plataformas en la nube conlleva sus propios desafíos y riesgos. Un enfoque de elevación y cambio para la implementación de la nube significa perder muchos beneficios de la nube. Pero, a medida que la tecnología ha madurado, hay más formas en que las empresas pueden beneficiarse al trasladar el almacenamiento a la nube.

Actuación

Cuando los proveedores comenzaron a ofrecer almacenamiento en la nube, el rendimiento no era el criterio más importante. En cambio, la atención se centró en la capacidad de almacenamiento flexible. Esto llevó a centrarse desde el principio en aplicaciones como copia de seguridad y archivado, donde el rendimiento no es crítico.

Sin embargo, los proveedores de nube ahora ofrecen niveles de rendimiento, aunque a un costo. Los proveedores ofrecen opciones basadas en flash para cargas de trabajo que exigen rendimiento, así como discos duros donde la capacidad y el costo son más importantes. Los proveedores de la nube también ofrecen opciones de informática de alto rendimiento (HPC) en la nube.

Los ejemplos incluyen Amazon FSx para Lustre y Filestore de Google centrado en HPC (basado en su adquisición de Elastifile en 2019). Mientras tanto, Microsoft comercializa el almacenamiento premium de Azure para entornos HPC.

Más contenido para leer:  Los empleadores se preocupan por la productividad del trabajo remoto, pero no invierten en soluciones tecnológicas

Un segundo factor a favor de la nube es que a medida que se procesan más datos, tiene sentido mantenerlos cerca de la capa informática. Incluso si el almacenamiento local es más rápido, el tiempo necesario para mover grandes volúmenes de datos hacia y desde la nube supera gran parte del beneficio.

Como señala Jon Collins, analista de GigaOm, la razón principal para no almacenar datos en la nube es donde la latencia debe ser lo más baja posible, como en I+D y fabricación. “Se trata de aplicaciones como un túnel de viento, donde se necesitan los resultados justo al lado del lugar donde se está haciendo”, afirma.

Escalabilidad y agilidad

La capacidad de ampliar y reducir sigue siendo uno de los mayores atractivos del almacenamiento en la nube: los clientes pagan por lo que usan, cuando lo usan. En el contexto del almacenamiento, esto es útil para hacer coincidir la capacidad con las cargas de trabajo estacionales, para poner la capacidad en línea con fines de análisis o investigación y, cada vez más, el aprendizaje automático y la inteligencia artificial.

Esto solo funciona si los clientes son lo suficientemente disciplinados como para desactivar el almacenamiento que no utilizan o para mover los datos al nivel de almacenamiento correcto.

Pero hay otro aspecto de la agilidad y es el de poder responder rápidamente a las necesidades del negocio. Poner en marcha servidores y agregar almacenamiento en la nube puede llevar segundos, minutos u horas. Equipar un centro de datos con matrices de almacenamiento puede llevar meses.

El uso de la nube permite a los clientes experimentar con nuevas aplicaciones, productos y servicios. Como señala Collins de GigaOm, esto es especialmente relevante con la IA. “Deberíamos experimentar con la IA ahora mismo”, afirma. “No se puede decir: ‘Experimentaremos, pero pasarán 60 días antes de que podamos encender algo'”.

Más contenido para leer:  Realidad aumentada en el comercio minorista: la segunda venida

Mover la tecnología a la nube también permite a las empresas centrarse en sus negocios en lugar de gestionar el almacenamiento.

Costo

Los argumentos a favor del ahorro de costos a través del almacenamiento en la nube tienen más matices que los relacionados con la agilidad.

Al principio, muchos CIO creyeron que la nube reduciría costos automáticamente. No fue así y dejó a las organizaciones con facturas más altas de lo esperado.

A menudo, esto se debe a cómo se utiliza el almacenamiento en la nube. Mantener los datos archivados en un almacenamiento de alto rendimiento cuesta dinero, al igual que conservar los datos “por si acaso”. La optimización de costes de la nube, o FinOps, es todavía una disciplina bastante joven.

Pero con una gestión de datos sólida y los niveles de almacenamiento adecuados, la nube puede resultar económica. Esto es aún más cierto cuando se tienen en cuenta otros gastos generales, desde el mantenimiento y la seguridad del edificio hasta la recuperación ante desastres.

gestión de TI

La gestión de TI es otra área donde la nube tiene potencial para aliviar la carga de trabajo de los CIO.

El costo total de propiedad (TCO) puede ser menor y el almacenamiento en la nube debería ofrecer una capa de administración más moderna que incorpore tecnología inteligente e inteligencia artificial para administrar problemas como niveles, copias de seguridad y detección de ransomware.

En comparación con importantes instalaciones locales heredadas, la nube debería ser más fácil de administrar. En el peor de los casos, una empresa tendrá un puñado de proveedores de nube, frente a quizás docenas de proveedores de hardware, software y herramientas locales.

Dicho esto, ésta es un área en la que todavía hay trabajo en progreso. Las herramientas de administración de Hyperscaler son buenas para sus propias pilas de almacenamiento, pero todavía estamos lejos de un único panel para ejecutar todas las instancias de la nube. Las empresas también necesitan comprender las arquitecturas y entornos distribuidos, como los contenedores.

Más contenido para leer:  Ivanti vulnerabilities explained: Everything you need to know

Sin embargo, el potencial está ahí y a los equipos de TI les conviene más invertir en nuevos desarrollos en la nube que gastar recursos en tecnología heredada.

Seguridad y resiliencia

La seguridad y el rendimiento son dos áreas en las que el almacenamiento en la nube realmente ha mejorado en los últimos años.

Los primeros sistemas en la nube estaban lejos de ser seguros. Pero ahora, los datos almacenados en la nube son al menos tan seguros como los datos locales, pero sólo si los sistemas en la nube están configurados correctamente. Los grandes proveedores de nube han invertido sumas significativas y podría decirse que tienen mejor seguridad que muchos clientes, con la posible excepción de los bancos, el gobierno y la defensa.

Los clientes pueden aprovechar esa inversión para proteger sus propios datos, generalmente a un costo menor que el de crear medidas de seguridad equivalentes internamente, y los proveedores de la nube también se mantendrán al día con las nuevas amenazas.

Junto a la seguridad está la resiliencia. Los proveedores de la nube tienen todos los incentivos para evitar interrupciones. Para sus clientes, las instalaciones de conmutación por error y las copias de seguridad deberían ser más económicas y fáciles de gestionar en la nube.

Incluso si las organizaciones prefieren mantener su almacenamiento de datos principal en el sitio, usar la nube como ubicación de respaldo tiene cada vez más sentido. Bien hecho, debería ser más barato y seguro que la mayoría de las alternativas.

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales