Cómo el próximo gobierno podría reconfigurar el estado

La prestación de servicios gubernamentales es fundamentalmente un desafío de procesamiento de información.

Consideremos el Departamento de Trabajo y Pensiones (DWP), que administra las prestaciones de millones de ciudadanos del Reino Unido. Para determinar la elegibilidad y procesar los pagos, el DWP necesita numerosos fragmentos de información personal y documentos de los solicitantes, muchos de los cuales fueron emitidos por otras partes del estado.

Este procesamiento de información puede tardar hasta seis meses y constituye la mayor parte de la carga de trabajo del DWP. Se estima que entre el 75% y el 80% de los 85.000 empleados del departamento participan directamente en el procesamiento de reclamaciones, con un coste anual para el contribuyente de aproximadamente 3.000 millones de libras esterlinas. En 2022, el 13% de estas reclamaciones resultaron ser fraudulentas y, en todo el gobierno, el fraude y el error cuestan entre 29.300 y 51.800 millones de libras esterlinas al año.

Estas cifras subrayan la urgente necesidad de repensar fundamentalmente la forma en que el gobierno proporciona, recopila y procesa la información personal.

Recableando la web

Cuando trabajé en el grupo de expertos Demos, dirigí el Recableando la web proyecto que exploró cómo esto podría funcionar en la práctica.

El enfoque que propusimos permitiría a departamentos como el DWP solicitar la información que necesitan a los ciudadanos en forma de “solicitudes” estandarizadas. Estas solicitudes serían enrutadas de forma segura por el dispositivo del ciudadano, con su consentimiento, al departamento gubernamental o empresa que tuviera la información necesaria. A esto lo llamamos Capa General de Intercambio de Datos (GDEL).

En todo el gobierno, la tramitación de todo, desde prestaciones por hijos a solicitudes de asilo, podría acelerarse radicalmente. En lugar de esperar meses para que varios departamentos recopilen y verifiquen la información manualmente, los datos necesarios podrían recopilarse casi instantáneamente.

Más contenido para leer:  CityFibre amplía su red en Sussex, Escocia y anuncia Medway ISP

Para los ciudadanos, esto crearía una experiencia de un solo clic con solicitudes procesadas en minutos, no meses. En el sector privado, las empresas podrían solicitar la información que necesitan para cosas como verificaciones de crédito, solicitudes de hipotecas y verificación de identidad.

En lugar de combinar estos datos en una base de datos de identificación nacional, vinculada a una identificación física o digital como propuso Tony Blair en 2006, una capa de intercambio de datos general simplemente enrutaría las solicitudes a la parte del estado que posee esta información. En la mayoría de los casos, la información personal podría sustituirse por alternativas más seguras, como identificadores seudónimos que sólo se utilizan en contextos específicos, afirmaciones que confirman algo sobre un individuo y tokens que representan algo pero que no pueden ser robados ni reutilizados.

La naturaleza y el número de conexiones que cada persona construye en el curso de su vida diaria ofrecerían una medida mucho más fiable de su existencia que cualquier forma convencional de identidad. Esto también eliminaría la posibilidad de ingresar información falsa y, por lo tanto, reduciría significativamente la oportunidad de cometer fraude, que actualmente representa alrededor del 40% de todos los delitos.

Entonces, ¿qué se necesitaría para realizar este sistema?

Evolución digital

En primer lugar, es importante recordar cómo se han desarrollado las tecnologías digitales durante los últimos 50 años.

Como Chris Riley, director de la Iniciativa de Transferencia de Datoslo expresa: “Hemos visto evoluciones en nuestra infraestructura de comunicaciones varias veces antes. Primero, cuando la red telefónica se convirtió en infraestructura para la pila de protocolos de Internet; nuevamente cuando la pila de protocolos de Internet se convirtió en infraestructura para la World Wide Web; y luego nuevamente cuando la Web se convirtió en una infraestructura sobre la cual se construyeron servicios clave como la búsqueda y las redes sociales. Ahora, estos propios servicios de borde se están convirtiendo en infraestructura. Y como consecuencia, estarán cada vez más regulados”.

Más contenido para leer:  Seis escuelas de la Isla de Wight afectadas por un ataque de ransomware

Cuando se lanzaron los primeros teléfonos inteligentes, inicialmente funcionaban en el “borde”, ya que la mayoría de la gente todavía usaba computadoras de escritorio para acceder a Internet. Hoy en día, el 92% de las personas de entre 16 y 64 años en el Reino Unido poseen un teléfono inteligente y hay 4.800 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en todo el mundo.

A lo largo de la historia, cuando las nuevas tecnologías se han convertido en parte integral de nuestra vida diaria, hemos reconocido que las reglas deben cambiar. En el siglo XIX, a medida que se desarrollaba la red ferroviaria, el Parlamento aprobó la Ley de Transportistas de 1830, que clasificaba a los operadores de trenes como transportistas comunes y les exigía transportar a los clientes sin discriminación, independientemente de su estatus social o medios económicos.

Si aplicamos la misma lógica al movimiento de datos, es razonable pensar que nuestros dispositivos deberían desempeñar un papel similar, ayudándonos a mover nuestra información de un lugar a otro sin influencias indebidas. Esto crearía un sistema abierto e interoperable basado en estándares compartidos, protecciones regulatorias y el consentimiento del usuario.

Este es precisamente el tipo de “intervención procompetitiva” que la Unidad de Mercados Digitales, creada por la Autoridad de Mercados y Competencia, tendrá el poder de implementar una vez que el Proyecto de Ley de Consumidores, Competencia y Mercados Digitales se convierta en ley.

Mientras los gobiernos buscan regular a estas empresas, debemos reconocer el papel vital que deben desempeñar. En última instancia, si el próximo gobierno quiere mejorar significativamente la prestación de servicios públicos, apoyar el intercambio general de datos sería un buen punto de partida.

Más contenido para leer:  Global mobile internet growth stalls

Jon Nash es director asociado de Public First.

Nuestro objetivo fué el mismo desde 2004, unir personas y ayudarlas en sus acciones online, siempre gratis, eficiente y sobre todo fácil!

¿Donde estamos?

Mendoza, Argentina

Nuestras Redes Sociales